La compraventa de Valdeavero

corrupcion2

 

Cuando creíamos haberlo visto casi todo, el panorama político de Valdeavero, por llamarlo de alguna manera, todavía es capaz de mostrar una cota más honda de iniquidad y desprecio por los principios de convivencia democrática elementales, que se supone rigen la vida pública nacional, regional y local, no digamos si atendemos a la catadura personal de los que protagonizan tamaña fechoría.

Si Valdeavero ha sido capaz de ofrecer en esta legislatura el espectáculo político más degenerado a lo largo de la historia de los ayuntamientos democráticos, lo sucedido con ocasión de las próximas elecciones municipales previstas para el próximo 24 de mayo, antes incluso de que éstas se celebren, es directamente la Gran Estafa jamás organizada contra esta localidad por el Partido Popular y por el Partido Socialista Obrero Español.

Los hechos más relevantes que certifican afirmación tan rotunda son los que siguen.

A principios de este año quedó concertada la compraventa de Valdeavero en la calle Génova de Madrid, sede del PP nacional y regional, entre los candidatos todavía oficiosos a la alcaldía de Valdeavero por el PP y el PSOE, esto es, entre Felipe de la Riva Barroso y María Luisa Castro Sancho, en presencia de responsables regionales del Partido Popular; de tal forma que conscientes del desgaste sufrido durante estos últimos años, los anfitriones ofrecían el apoyo a la invitada para ser la próxima alcaldesa del pueblo, y ésta en contrapartida, a mitad de la nueva legislatura, confirmaría incluso su pase a las filas del PP. A cambio, los dos convidados de piedra podrían  adjudicarse nómina con cargo al presupuesto municipal para los próximos cuatro años, al tiempo que dejaban pudrir la actual legislatura, como así puso de manifiesto el vergonzoso espectáculo del último pleno, donde los implicados se daban el piquito y se lanzaban pellizcos de monja, recordando los viejos tiempos de juventud y el pingüe futuro que se les ofrecía al alcance de la mano. Todo lo necesario con tal de que Maitin, bajo ningún concepto, ni aun siendo el candidato más votado, pueda hacerse de nuevo con la alcaldía de Valdeavero, si así lo estiman los ciudadanos en las próximas elecciones municipales de mayo.

Para redondear el plan, Jaime González Taboada, el encargado de repartir el pastel de la inversión de la Comunidad entre los municipios madrileños, el mismo que acudió a la famosa asamblea del PP en el pueblo para arreglar las cosas “en una semana”, el que decía que “el cubano” era un mirlo blanco inesperado tras ganar por mayoría absoluta las elecciones municipales de 2011, el pretoriano que ha colado la doña Esperanza Aguirre de número tres para marcar a Cristina Cifuentes en la lista del PP por la Comunidad de Madrid, buscó la manera de entrevistarse en dos ocasiones con Maitin con una finalidad clara: advertirle que desistiera de presentarse a las elecciones municipales en Valdeavero y mucho menos por el PXL, puesto que eso dificultaba el acuerdo alcanzado en Madrid; en su pretensión, incluso llegó a proponer buscar algún acomodo en el entramado de la Comunidad si se prestaba al enjuague.

La breve secuencia de lo apuntado, sin necesidad de adjetivar en exceso produce tal estado de nausea que cualquier apreciación, a poco que se conozca lo sucedido en este pueblo durante los últimos años, no  deja de resultar vomitivo hasta para el vecino y ciudadano más indolente y ajeno al mamoneo.

El lector podrá dudar del relato y plantear las cautelas que considere; yo me limito a anotar los elementos más significativos del argumentario puesto encima de la mesa por el principal testaferro genovés encargado de llevar a cabo la operación, para quien pueblo, vecinos y contendientes son piezas prescindibles e intercambiables de un tablero donde rige otro tipo de consideraciones más sustanciosas, y a quien no le preocupa lo más mínimo desvelar la estrategia y las piezas implicadas, con tal de alcanzar el objetivo final y hacer valer su impúdica y ensoberbecida impunidad mafiosa.

Así pues, antes incluso de empezar formalmente la campaña electoral, tanto PP como PSOE, lejos de rectificar su deriva corrupta e incívica, persisten en tratar al conjunto de los vecinos de esta pequeña población madrileña como vulgar mercadería, a la que solo le resta el ejercicio mecánico de depositar una papeleta dentro de una urna, sin que importe mucho ni poco lo que el resultado final de ese acto personal, libre y soberano de ciudadanía pueda expresar al final de la jornada. El pescado ya lo han comprado y vendido en la lonja exclusiva de la calle Génova. Solo falta que tenga lugar la pantomima electoral en curso para blanquear la condición criminal de su actuación anterior y actual, e imbuirse, ahora sí, del manto democrático ciudadano que han venido despreciando hasta ayer mismo, pero que a partir de entonces les ha de permitir hacerse a un tiempo con la patente de corso y la coartada. Si logran ganar, de ahí los temblores y sudores fríos que padecen.

En cualquier caso, que los vecinos y electores de Valdeavero desconozcan no solo la compraventa anticipada de su voto, sino también la de su condición de ciudadanos, la del futuro de sus hijos y la prosperidad de sus hogares, es algo que desde ahora tiene aviso y llegado el día de arras, incluso remedio.

Sin embargo, existe un hecho de relevancia política que debería ser aclarado ahora que entramos en harina electoral para conocimiento general del vecindario, toda vez que PP y PSOE tienen dispuestas sus respectivas candidaturas, a rebufo de la iniciativa que, al margen del amaño genovés, viene desarrollando el PXL en el pueblo. La cuestión es sencilla, afanosos como están estos días preparando yincanas infantiles y visitando las casas como pareja de secta en apostolado: ¿conocían los integrantes de las listas electorales del PP y del PSOE la compraventa realizada a principios de año en la calle Génova por sus respectivas cabezas de lista?; si la desconocían, no pasarían de tener la condición de cínicos incautos, de paganos a escote de unos gastos electorales realmente innecesarios si nos atenemos al amaño, y de comparsa de los mismos individuos que burlaron la voluntad democrática de los vecinos; si la conocían, con su decisión de participar en las listas dejan de ser una voluntariosa comparsa para pasar a convertirse en secuaces cómplices de un mayor crimen ciudadano con premeditación y alevosía, estafando doblemente el voto de los partidarios de sus respectivas formaciones.

A quienes encabezan ambas listas cabe sumarle el agravante de persistir, reiterar e incrementar el delito ciudadano que han provocado y alimentado durante este tiempo, pretendiendo erigirse en pacificadores después de arrasar todo principio y respeto democrático. No cabe mayor grado de encanallamiento y cobardía en sendos personajes.

Sea como fuere, definitivamente, quedan expuestos a la luz pública todos los judas y fariseos en hermanada compaña para repartirse las treinta monedas en las que han tasado el precio de esta humilde comunidad, con el encargo añadido de comprar a cambio el “campo de sangre” donde sepultar a los extranjeros.

Se podrá decir más largo o mostrando preferencia por algún otro Evangelista, pero no sé si mucho más explícito.

Anuncios

~ por elpinochedevaldeavero en mayo 8, 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: